COPLA DE LOS PESCADORES

                Allá por la década de los cuarenta del siglo XX, se reunieron algunos de los emigrantes de esta zona en la República Argentina y determinaron gastar una broma a sus paisanos. Así escribieron una carta ofreciendo trabajo para una hipotética factoría en aquél país, entonces tierra de promisión, a unos pescadores que supieran "desgüevar", es decir, realizar el desove de salmones y truchas.

                Tal petición originó el consiguiente revuelo y todos los mozos del entorno se aprestaban a la misión, alegando los méritos de cada cual. A tal punto llegó llegó la situación, que tras descubrirse la broma, se originó una copla o "cantar de ciego" que se popularizó y que sirvió de mofa para los frustrados emigrantes.

                La copla comenzaba, más o menos, con los siguientes versos:

"Atención pido señores, que ahora les voy a contar

"lo que a unos pescadores les acaba de pasar.

"En la provincia de Asturias y en el concejo de Parres

"hay un hermoso pueblo que es llamado Santianes.

 

"En este citado pueblo hay pescadores muy finos

"para el salmón y la trucha que son Armesto y sus hijos.

"Han recibido una carta que vino de La Argentina

"la carta vino p' Armesto que es cabeza de familia.

 

"La carta está muy bien puesta, con toda categoría

"pidiendo seis pescadores pa una piscifactoría.

"Pancho ya no puede ir, porque "la mosca" no suelta

"pero va Antonín el de la Muria, que ya da dos mil pesetas.

 

"Cartes vienen, cartes van.

"Polo recibe un avisu que ya reclaman al Ran.

"Dispuestos ya pa embarcar, en cualquier momentu dau

"El Moratín y la Rana, llevan el gochu al mercau.

"Non lu pudieron vender por lo muchu que pedían

"y con la mosca en la oreya, mataronlu al otru dia."

 

                Y así va narrando toda la odisea.

                Rogamos a aquellas personas que puedan conocer el texto completo de la copla, nos la remitan para incorporarla a esta página